La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

BenamocarraBenamocarra

BenamocarraBenamocarra

 

 

 

 

BENAMOCARRA

La población está situada a orillas del río Iznate, junto a la cordillera de Rengel, y a 126 m sobre el nivel del mar. Dista 4 Km de Vélez y 40 de Benamocarra.
Sus tierras están regadas por el río lznate y los arroyos Rengel y Campanagil, que nacen en las lomas de Rengel y vierten sus aguas sobre el río Vélez. Desde el cerro de la Jaula se contempla una pintoresca perspectiva de cerros encadenados, colinas, valles y llanos en un gran radio de extensión.

HISTORIA
El nombre de Benamocarra es, en sí mismo, claro indicio de su origen. Significa hijos de Mukarran (Job al Mukarran), que con el paso del tiempo se fue castellanizando primero en Beni Mukarran y finalmente en el Benamocarra actual. Algunos historiadores afirman
que sus fundadores eran originarios de una tribu bereber del Atlas.
Aunque se rinde a los Reyes Católicos tras la toma de Vélez, Benamocarra no sufre el despoblamiento de otras alquerías, por lo que se hace necesario una real cédula un año después (2 de febrero de 1488) para que tanto el núcleo de Benamocarra como el cercano de Iznate sean despoblados en beneficio de los vecinos de Vélez-Benamocarra. Los mudéjares, sin documentos acreditativos, son despojados de sus tierras que explotan a partir de ese momento como arrendatarios.
En 1505 se constituye la parroquia cristiana de Benamocarra con su anejo lznate.
En 1568-69, cuando se produce la rebelión de los moriscos, Benamocarra contaba con 115 vecinos, 87 de los cuales eran de raza mora y los demás, cristianos viejos originarios.
Un acontecimiento histórico que relatan los vecinos con regocijo, es la burla de la que fueron objeto los soldados franceses cuando cercaron Benamocarra siguiendo a unos guerrilleros y al entrar hallaron al pueblo sin un alma.
En Benamocarra existió un privilegio denominado mitad de oficio que reconocía la diferencia de clases, llegando incluso a establecer padrones separados en los que en uno sentaban los nobles sus partidas de bautismo, y en otro, los que no lo eran. Este privilegio sólo tuvo efecto en Benamocarra y Granada, y fue otorgado por Felipe II.
La filoxera que padeció la comarca el siglo pasado afectó gravemente a las viñas del término, justamente cuando estaban en pleno apogeo.
Hoy el pueblo se recobra con las plantaciones tropicales como el mango, el kiwi, el aguacate, etc.

MONUMENTOS
El núcleo, de calles irregulares y pendientes con casas que se adaptan al terreno, delata su origen árabe.Dos plazas ordenan el paisaje urbano. Una de ellas, la del Calvario, en la parte alta del pueblo; y la otra, de la Constitución, da acceso a la iglesia parroquial. Hay otra plaza dedicada al compositor Eduardo Ocón. Antiguos adarves y patios interiores a los que se accede a través de arcos señalan la división entre el urbanismo antiguo y el actual.
La iglesia, en la que se rinde culto a Santa Ana, data del siglo XVI, aunque fue muy reformada en el año 1949. En el exterior destaca el contraste del ladrillo enrojecido. La torre es un prisma rectangular que responde al tradicional estilo mudéjar de la comarca.

FLORA Y FAUNA
Bolinas y retamas.En cuanto a los cultivos, aumento de los de aguacates y nísperos que van desplazando al antiguo olivar. En algunas vaguadas se observan zarzamoras, espárragos, torviscos y algún resto de encinar destruido.

GASTRONOMÍA
Los platos más típicos de la gastronomía local son las coles moreadas, las migas de pan y el gazpacho

FIESTAS
Romería de San Isidro el 15 de mayo y en la tercera semana de octubre, fiestas del Cristo de la Salud.
Durante la Semana Santa se hacen representaciones populares de la Pasión de Jesucristo, así como unas tradicionales fiestas de moros y cristianos.